La lactancia ¿favorece o afecta el sueño en las madres?

En la semana mundial de la lactancia materna quiero compartir algunos datos que resultan interesantes.


No compartiré sobre los miles de beneficios de la lactancia exclusiva o sobre las mejores técnicas de agarre, de eso habrá expertas compartiendo de mejor forma (¡y que bueno!).


De mi parte, compartiré información relacionada a efectos de la lactancia en la salud mental, tanto del bebé como de la madre.


En este primer post quisiera hablar de un tema que es súper recurrente y un miedo muy presente en toda nueva madre (y padre, valga decirlo): el sueño.

El valioso tiempo de descanso que invariablemente se ve interrumpido por nuestro pequeño angelito o angelita.

Durante el embarazo y todavía los primeros meses es común escuchar un consejo de madres y padres veteranos: "duerme todo lo que puedas!"

Y me recuerdo escuchando eso, reír y pensar "bueno, no será para tanto". Sobre todo, si considero que vivo con insomnio desde hace mucho.

Y sí, sí era para tanto: los encantadores bebés que vemos en fotos y películas durmiendo como ángeles son apenas fragmentos que durante la noche se pueden ver en lapsos de un par de horas.

Entonces piensas “por qué no habré dormido más antes” y “¡¿cuándo acabará esto?!”


Y otro consejo que solemos escuchar en ese momento: “dale un biberón, que con eso se llenará y dormirá mejor y más tiempo y tu también”.

Pues, ¡Oh, Sorpresa!

FALSO


Las asesoras de lactancia y los cientos de sitios confiables en que puedes revisar información sobre el tema te dirán algo más o menos como lo siguiente:

Los bebés se despiertan por su proceso normal de maduración, su ciclo de sueño se está desarrollando y por tanto (y en promedio hasta los 6 años) habrá distintas fases en que se va a despertar, en que va a llorar, en que despertará y se dormirá por propia cuenta, en que no sabrás qué le pasa o en que pensaras que algo malo o raro pasa porque durmió toda la noche (¡milagro!).

Pero como te decía, acá quiero hablar de lo que eso implica en la salud mental.


En sí, sobre las/los bebés, como sabemos que es una cuestión de su desarrollo normal, el despertarse es en realidad una señal de que todo va bien (sí, hay bebés que duermen más y no necesariamente es un problema, para eso es crucial dar seguimiento a sus citas de revisión periódicas, sobre todo los primeros meses de vida).

Pero ¿y la madre? Pues algunos estudios relativamente recientes (de 2002, 2007 y 2011) indican que las mujeres que amamantan de forma exclusiva tienen mejor descanso y más tiempo total de sueño.

Ósea que además de TODOS los beneficios y protección que genera la lactancia para el/la bebé, también permite que descansemos mejor.

¿Quién dice? Pues acá en breve, tres estudios:


1- Blyton, D. M., Sullivan, C. E., & Edwards, N. (2002). En su estudio compararon 3 pequeños grupos: lactancia exclusiva (12 mujeres y sus bebés), lactancia artificial (7 mujeres y sus bebés) y un grupo control (12 mujeres sin bebés y con edades iguales que los otros grupos).

Llevaron un registro detallado de la actividad cerebral y otros detalles que ayudan a evaluar la calidad del sueño (se le llama polisomnografía).

Aunque las primeras fases del sueño resultaron bastante similares en los tres grupos, resaltó que el grupo de mujeres de lactancia exclusiva aumentaron la fase de sueño de ondas lentas. ¿Y eso qué? Pues esa fase del sueño (la más profunda) se relaciona justo con la recuperación física y cognitiva que deseamos al dormir, se asocia al mejor establecimiento de memoria y reparación muscular entre otros beneficios increíbles y por eso es tan importante. ¿A qué se debe? Pues se asocia a todo el juego hormonal que desencadena la lactancia exclusiva.


2- Doan, T., Gardiner, A., Gay, C. L., & Lee, K. A. (2007). Su estudió dió seguimiento a 133 padres y madres primerizos comparando bebés que fueron LME y bebés que fueron suplementados con fórmula, esto a los 3 meses del posparto.

Se evaluó el sueño a partir de registros de actigrafía (un tipo reloj que mide la actividad motora del cuerpo mientras dormimos, seguramente has visto algunas app que funcionan de forma parecida) y de diarios escritos por padres y madres del estudio (reportando como se sienten, que tanto descanso perciben tener, etc.) y una escala (tipo cuestionario) para evaluar la alteración percibida del sueño.

Resultado: Padres/madres de bebés LME durmieron un promedio de 40 a 45 minutos MÁS que padres/madres de bebés que tomaban fórmula. En los autorreportes, padres/madres de bebés que tomaban fórmula reportaron más alteración en el sueño.

Y como sabemos quienes tenemos bebés, ¡cada minuto cuenta!, así que la idea de que un biberón te va a dar más minutos de sueño, por lo menos acá la ciencia dice que no.


3- Kendall-Tackett, K. A., Cong, Z., & Hale, T. W. (2011). En su estudio se incluyeron 6410 participantes de 59 países diferentes, todas madres de bebés entre 0 y 12 meses. Se dividió (según reportes de cada madre) en grupos de LME, grupo de lactancia mixta y grupo de lactancia artificial exclusiva. En sus resultados se reporta más de un dato importante:

a. Mamás LME, mayor cantidad de sueño, en segundo lugar, mamás de lactancia mixta y las de menos cantidad de sueño: bebés de solo fórmula.

b. Mamás de LME reportaron mayor energía en la mayoría de los días

c. Mamás LME reportaron mejor salud física

d. Mamás de LME menos reporte de animo decaído, depresión o desesperanza.

Quienes más reportaron sentirse así fueron mamás que solo alimentaban con fórmula.


Así que en cuanto al descanso, la LME se lleva todos los premios, por mucho que socialmente nos esforzamos en decir lo contrario, la ciencia parece dejarlo más claro cada vez.


Ahora, es cierto también que cada bebé, cada madre, cada familia es un mundo y los factores que influyen a cada cual son variables.


Compartiré algunas pautas (también desde lo que la ciencia propone) para mejorar el descanso en las madres de bebés lactantes ya que algo que sabemos es que la falta de sueño y la mala calidad de sueño se relacionan con un mayor riesgo de tener depresión posparto y de alteraciones en la salud física, además que sí estás pasando por eso o lo pasaste, sabes que el día a día se vuelve un reto a veces difícil de pasar.


Sígueme para ver más información fundamentada sobre el tema (: